REAL COLEGIATA DE SAN ISIDORO DE LEÓN

León es una ciudad del norte de España, situada en la Comunidad de Castilla y León, que nació como campamento romano, Legio VII Gemina, y que en la Edad Media, fue capital del Reino de León durante el comienzo de la Reconquista. Fue sede de las primeras Cortes españolas en tiempos de Alfonso IX, y es parada obligada en la ruta del Camino de Santiago.

Como tiene tantos monumentos importantes, La Catedral gótica de Santa María «Pulchra Leonina», el Monasterio de San Marcos, la Casa Botines de Gaudí, y tantos otros, dedicaré esta entrada solo a la Colegiata Basílica de San Isidoro.

El Rey Sancho I  ( 966), hijo del rey Ramiro II, fundó un monasterio que será el origen de la actual Colegiata de San Isidoro, para alojar los restos del niño mártir San Pelayo (cuya escultura se encuentra en la fachada principal).  Fue destruido por Al-Mansur en el año 1000  y Alfonso V manda reconstruir la iglesia para convertirla en enterramiento de los reyes de León. Su hija Doña Sancha y su esposo Fernando I celebran la traslación de los restos de San Isidoro desde Sevilla. La hija de estos, Doña Urraca enriquece  la iglesia con donaciones.

Entrada a la Basílica de San Isidoro . Esta basílica fue la primera de estilo románico en todo el Reino de León.

Parece que en los orígenes hubo un templo romano, en cuyos cimientos se asentaron unos edificios prerrománicos, uno asturiano dedicado a San Juan Bautista y otro, del siglo X, dedicado a San Pelayo. Alfonso V encargó reunir los restos de los panteones existentes en uno nuevo. Fernando I y la Reina Sancha ordenaron la construcción de una nueva Colegiata en el siglo XI y XII y un nuevo Panteón. Al estilo Románico, se le fueron añadiendo elementos de estilo gótico, renacentista y barroco.

La Puerta del Cordero es una de las dos de estilo Románico que quedan. El tímpano está esculpido en mármol blanco y representa el sacrificio de Isaac, con el Cordero místico sujeto por dos ángeles. Abajo se ve a Abraham sacrificando a Isaac y la mano de Dios desde la zarza con un ángel ofreciendo un cordero. También se ven los acompañantes de Abraham, uno de ellos quitándose las sandalias y, en un extremo se ve a Sara esperando en la puerta. En el extremo izquierdo, Ismael, tirador de arco con su madre Agar. También hay otros dos ángeles que representan la Pasión de Cristo.

En las enjutas del arco hay unas imágenes que fueron añadidas algo después. A la izquierda, la imagen de San Isidoro y a la derecha la de San Pelayo, que murió martirizado en Córdoba en el año 925. También se ven relieves de David con músicos y encima signos del zodiaco.

Encima de la Puerta del Cordero hay añadido un segundo cuerpo con un escudo real y encima, San Isidoro a caballo.

Detalle de la estatua de San Isidoro a caballo que corona la puerta.

Los dos laterales de la fachada en la que se ven contrafuertes románicos, y cenefas renacentistas y góticas.

La segunda puerta románica que queda, es la Puerta del Perdón, llamada sí porque era la puerta por la que entraban los peregrinos que iban a Compostela. Los relieves se deben al Maestro Esteban, que trabajó también en la catedral de Pamplona y en la del Santiago.

En el tímpano de la puerta hay tres temas, La Ascensión, al estilo mozárabe, con dos ángeles que ayudan a Cristo a elevarse, el Descendimiento y Sepulcro vacío que contemplan las tres Marías. Las mochetas que lo sostienen cuentan con dos expresivas cabezas de animales. Por encima aparecen las figuras hieráticas y solemnes de San Pedro y San Pablo. El ventanal central está flanqueado por dos arcos ciegos y tiene una increíble reja románica. Los arcos descansan en una cornisa ajedrezada.

La basílica tiene planta de cruz latina, con tres naves terminadas en tres ábsides, que forman la cabecera. La iglesia románica tenía un crucero saliente, que luego en época del gótico, se perdió. Las bóvedas descansan sobre pilares con columnas adosadas. Tiene un coro en alto en la parte trasera.

Interior de la Basílica. Nave central con bóveda de cañón y nave lateral izquierda, con bóvedas de arista. Tiene una gran cantidad de capiteles diferentes y muy bien conservados.

La parte trasera de la nave central se convierte en un coro alto en el siglo XV, de estilo gótico, con arcos carpaneles y bóvedas de crucería. A la derecha, detalle de la nave lateral. Gracias a la cantidad de ventanas que hay en la parte superior, la iglesia no carece en absoluto de luz natural.

Entre los ábsides laterales y el ábside central, hay unas preciosas esculturas góticas policromadas, que representan a la Virgen y a San Isidoro.

Los dos ábsides laterales, con la imagen del Sagrado Corazón de Jesús en uno de ellos, y la Piedad en el otro.

Detalle de la imagen de La Piedad.

El primitivo ábside central románico desapareció, dando paso a una Capilla Mayor, construida en el siglo XVI por Juan de Badajoz, el Viejo. Es de estilo gótico hispano flamenco, y tiene una bóveda de crucería con terceletes. En las obras, quedó al descubierto el piso románico más antiguo.

En la imagen se ven dos grandes arcos polilobulados en el lugar que ocuparía el crucero, como reminiscencia del arte mozárabe.

Detalle de la bóveda estrellada de la capilla Mayor.

El Retablo gótico procede de Pozuelo de la Orden, Valladolid, y fue llevado a San Isidoro en 1920. Está compuesto por veinticuatro tablas renacentistas, obra del Maestro Pozuelo. La Custodia, de García Crespo y  la Urna de San Isidoro, obra de Rebollo.

El retablo, relata momentos de la vida de Cristo.

Detalle de la urna que contiene los restos de San Isidoro.

Coro alto y bóveda de cañón sobre arcos fajones de medio punto de piedra. Hay unos doscientos capiteles en las columnas, de distinta temática, a veces vegetales con hojas de acanto o palmetas, al estilo clásico; otros historiados, con escenas bíblicas o del bestiario románico, con aves, leones y seres humanos.

El Claustro de la Colegiata de San Isidoro muestra varios estilos. En la imagen, al frente se ve la parte románica. A la derecha, renacentista. Por detrás, destaca la parte superior de la Torre del Gallo.

Crujía románica del Claustro. Gruesos pilares con columnas adosadas y adornados con capiteles florales, sobre los que descansan arcos de medio punto, y bóvedas de arista.

Sin duda ninguna, la joya de la Colegiata es el Panteón, del siglo XII. Se cree que la iniciativa de su construcción se debe a la infanta Doña Urraca. La llamada Capilla Sixtina del románico está decorada con pinturas al temple sobre estuco, cuyo autor no se conoce. En el intradós del arco a la derecha de la imagen, se puede ver el calendario agrícola.

La escena central es la representación del Cristo en Majestad, rodeado del Tetramorfos . Los evangelistas son fáciles de identificar y además, están escritos sus nombres.

 Cristo se representa enmarcado por la mandorla mística, bendiciendo con la mano derecha, y con la izquierda sostiene un libro, en donde se lee EGO SUM LUX MUNDI, (Yo soy la luz del mundo).Está sentado, con los pies sobre la tierra. Tiene el fondo azulado con estrellas, y, a ambos lados de la cabeza, las letras alfa y omega.

La Anunciación, el Arcángel Gabriel y María. Al lado, la visita de María a Santa Isabel.

Detalles. El ángel anuncia a los pastores. A la derecha, el mensiario, en el intradós del arco formero.

La Anunciación a los pastores, vista desde otro ángulo. La decoración pictórica narra la vida de Cristo, empezando con la Anunciación y terminando con la Crucifixión.

La matanza de los Inocentes.

Foto : Paradoxeplace photo Galleries

Representación de los seis primeros meses del año. Además de tener el nombre en latín, se pueden identificar por las tareas agrícolas o ganaderas que se realizan en las granjas. Enero sigue conservando la iconografía romana de Jano, con dos caras, una despide al año anterior y otra saluda al año nuevo.

Foto : Paradoxeplace photo Galleries

Los seis últimos meses del año.

El Panteón descansa en la muralla de la ciudad de León y tiene tres naves, con un espacio central cuadrangular, separados por columnas, de escasa altura, con capiteles de motivos florales y zoomórficos. En el techo, seis bóvedas de arista, todas ellas pintadas.

Otra vista del interior del Panteón de San Isidoro.

La bóveda de la Última Cena.

El sirviente Marcial llena las copas en la Última Cena.

Otro ángulo del Panteón. A la izquierda, la Crucifixión.

El Panteón visto desde el Claustro. Derecha, bóvedas góticas de un tramo del Claustro.

Torre del Gallo. Construida en el siglo XII, al principio  fue defensiva, formando parte de la muralla romana, que se puede ver en la imagen. De planta cuadrada, tiene un cuarto cuerpo con dos vanos en cada cara,  con triple arco de medio punto.

La muralla romana de León, muy bien conservada, y adosada, la Torre del Gallo de San Isidoro.

El gallo de la torre era una veleta y fue sustituido por una copia a principio del siglo XXI.

El Gallo original se encuentra guardado en el interior del Claustro de San Isidoro y se conserva en perfecto estado.

Foto: J.M. Benito

En el Museo de la Real Colegiata de San Isidoro hay piezas extraordinarias, ya que los Reyes de León reunieron un importante tesoro, como el Cáliz de Doña Urraca. Según algunos la copa que Cristo utilizó en la última cena. Hecha de ágata, oro y piedras semi- preciosas.

Foto: Web oficial del Museo de la Colegiata de San Isidoro.

La arqueta de San Isidoro. Cuando el Rey Fernando I mandó traer las reliquias de San Isidoro desde Sevilla para consagrar la Iglesia bajo su advocación en el año 1063, su transporte se realizó una maravillosa arqueta de madera revestida de plata dorada y repujada. Esta caja está dividida en escenas del Génesis que narran la vida en el Paraíso. El interior está cubierto por sedas árabes de gran calidad.

Foto: Postcards photo.

Cristo de marfil de Fernando I y Sancha.

Foto: Web oficial del Museo de la Colegiata de San Isidoro.

Arca de los esmaltes, que procede de la ciudad francesa de Limoges , de mediados del siglo XII. La arqueta es de madera cubierta con láminas de cobre al que se añade óxido de cobalto para hacer los azules, polvo de vidrio y todo ellos se mete en un horno a muy alta temperatura.

Arqueta de los marfiles, del año 1059, con el marfil tallado con todo lujo de detalles, y los ojos llevan incrustaciones de azabache. La parte baja representa a los Doce Apóstoles y en la el centro de la tapa está el cordero místico rodeado de a la corte celestial. Esta arqueta estaba revestida con tejidos árabes.

Foto: Web oficial del Museo de la Colegiata de San Isidoro

El Scriptorium es otra importantísima sección del Museo. El rey de León Fernando II, en el siglo XII, cambia el itinerario del Camino de Santiago haciendo que los peregrinos pasen por San Isidoro. De este hecho se conserva el documento en el archivo de este museo.(Documento ASIL 169).

La biblioteca posee docenas de códices y miles de documentos medievales.

Foto: Web oficial del Museo de la Colegiata de San Isidoro

«Codex Biblicus Legionensis“. Biblia visigótica –mozárabe.

Portada del «Codex Biblicus Legionensis» , Biblia Visigótica- Mozárabe generosamente ilustrada, completada el 19 de junio del año 960, única en su género y única por la calidad de su conservación.

Foto: Web oficial del Museo de la Colegiata de San Isidoro

El «Codex Biblicus Legionensis» es una de las cinco Biblias completas que se conservan en el mundo, de este periodo. Hecho en pergamino, escrito con letra visigótica y contiene más de un centenar de miniaturas ,de distintos episodios del Antiguo Testamento, mostrándonos cómo era la vida de la España cristiana en la época:  Fue realizada por mozárabes emigrados desde  Al- Andalus durante la repoblación del siglo X. Los mozárabes eran cristianos que vivían con costumbres musulmanas. Por este motivo, aunque la Biblia se escribe en latín, encontramos glosas marginales árabes que era su lengua nativa.

Foto: Web oficial del Museo de la Colegiata de San Isidoro

También hay libros de cantos religiosos decorados.

A la salida de la Colegiata de San Isidoro nos encontramos con unas modernas esculturas en bronce que representan a Doña Sancha y sus hijas Doña Urraca y Doña Elvira.

La Colegiata iluminada por la noche.

7 pensamientos

  1. I was on a tour of the cathedrals in Spain years ago. I also visited this cathedral. I also took photos, although we weren’t allowed to do it. It was the most beautiful trip I took. Spain is a blessed country. Thank you Carmen for this meticulous documentation.

    Le gusta a 1 persona

    1. A ver si toda esta situación por la que pasamos, termina pronto y podemos volver a viajar. Seguro que podrás volver a León y a muchos otros sitios. Un saludo, Pilar.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s