FOSA DE LAS MARIANAS

Fuente: Wallace. Datos NOAA.

La Fosa de las Marianas es una depresión del fondo marino que se encuentra en el Océano Pacífico occidental, a unos 200 km al este de las islas Marianas, y es el área más profunda de los océanos de la Tierra. Tiene forma de media luna y mide unos 2550 km de largo por unos 69 km de ancho. Alcanza una profundidad de 11.050 metros en el extremo sur de un pequeño valle en su fondo, conocido como Abismo de Challenger. Sin embargo, algunas mediciones creen que su punto más profundo llega a los 11.034 metros.

Tanto las islas como la Fosa fueron llamadas así en honor a Mariana de Austria, esposa de Felipe IV de España. Cuando Magallanes descubrió algunas de estas islas, las llamaron  islas de los Ladrones y son un grupo de islas formadas por las cumbres de quince montañas volcánicas, que forman una cordillera sumergida, que se extiende a lo largo de 2519 Km en el océano Pacífico, desde Guam hasta Japón. Políticamente pertenecen o están asociadas actualmente a Estados Unidos, divididas entre los territorios de las Islas Marianas del Norte y Guam (o Islas Marianas del Sur).

La Fosa de las Marianas se forma por la subducción de la Placa tectónica Pacífica, que al ser más densa, se hunde por debajo de la Placa Filipina.

La fosa fue sondeada por primera vez durante la Expedición Challenger en 1875, llamada así por la fragata corbeta de la Marina Real Británica HMS Challenger, con la que se llevaron a cabo los estudios, y que dio nombre a la parte más profunda de la fosa, el abismo de Challenger, a una profundidad de 11.050 m, en un pequeño valle en su fondo.

El método utilizado en el estudio fueron, como en todo estudio científico, el sondeoel dragado y las lecturas de temperatura. Se tomaron muestras usando diversos modelos de botes de vidrio y se tenía un hidrómetro a bordo para medir la salinidad del agua, analizando su densidad. Se estableció un método para medir la profundidad, temperatura a diferentes profundidades, condiciones meteorológicas, condiciones del mar empezando por 3500m.

El Batiscafo Trieste, diseñado por Auguste Piccard, capitaneado por  su hijo, Jacques Piccard, y con Don Walsh de tripulante, fue el primer vehículo tripulado en llegar al fondo de la fosa de las Marianas, gesta que logró el 23 de enero de 1960.​

Jacques Piccard, después de la inmersión de 1960, y derecha, James Cameron, al introducirse en su submarino para iniciar el descenso, en 2012.

Foto: Mark Thiessen para National Geographic.
 

Hicieron varias pruebas antes, descendiendo en otros lugares, para comprobar que toda al maquinaria, cámaras y focos funcionaran perfectamente. En la imagen los buzos comprueban desde el exterior. Bajaron hasta más de los 8000 m.

Por fin, el 26 de marzo de 2012, el director de cine y explorador James Cameron llegó a las profundidades de la fosa a bordo del submarino Deepsea Challenger. Fue el primer descenso en solitario y duró unas 5 horas, estando en el fondo de la fosa, a 10908 m, unos 20 minutos. Según Cameron tocó fondo en un lugar liso y fangoso del abismo de Challenger, y desde allí fue moviéndose para inspeccionar la zona.

Foto: Mark Thiessen para National Geographic

La operación fue un éxito. En la foto, el Deepsea Challenger es sacado de la fosa. James Cameron tuvo que diseñar y construir su propio submarino. Lo más importante, que resistiese la increíble presión que hay en las profundidades.

Foto: Telemundo.

El empresario y submarinista estadounidense Victor Vescovo supera el récord del cineasta James Cameron, al descender 10.935 metros en un submarino en la Fosa de las Marianas, el 28 de abril de 2019. En la imagen con la astronauta Kathy Sullivan, miembro de su equipo. Vescovo consigue así ser la persona que logra el record de inmersión más profunda realizada por el ser humano. Pudo observar el fondo marino durante más de cuatro horas.

Imagen obtenida de un vídeo publicado por Euronews, desde la nave de Victor Vescovo

El suelo oceánico a tal profundidad, consiste en un sedimento pelágico, también conocido como “ooze” o cieno biogénico. Este está compuesto por restos de esqueletos, conchas, y otros antiguos restos de microorganismos y plantas, muy viscoso y de color amarillento. La presión que deben soportar en la nave es de 1000 bares. Además la temperatura es extremadamente baja y totalmente a oscuras. Lo que se ve a la derecha , esa forma triangular es un resto de basura oceánica. También descubrieron pequeñas formas rocosas de colores brillantes, creadas probablemente por microbios en el fondo marino.

Antes se creía que prácticamente no habría vida a tales profundidades, pero nada más lejos de la realidad. Dependiendo de la profundidad y la luz, se han podido encontrar distintas especies.

Pez duende. mide unos 5 cm. y tiene la cabeza trasparente. Vive hacia unos 1000 m de profundidad. Mira hacia lo alto y captura la luz que luego usa para detectar a sus presas, crustáceos, etc.

Foto: Dianne Bray, Museo Victoria. Wikimedia C.

Tiburón duende. Debe su color rosa a la sangre que se acumula por debajo de su piel traslúcida. Mide unos cinco metros. Vive hacia 1300 m.

Tiburón durmiente. Una de las tres especies de tiburón gato encontradas.

Foto: Citron/ Wikimedia C.

Tiburón anguila. Cuenta con 300 dientes afilados de tres puntas. Es ovovivíparo.

Foto: NOAA.

Ya se conocían algunas de las especies que habitan la fosa. como el Anoplogaster, de unos 17 cm, carnívoro y que vive entre los 2000 m y los 5000m de profundidad. Sus dientes dan miedo.

Foto: mbari news

Dragón negro. Las hembras miden unos 25 cm, pero los machos son mucho más pequeños, unos 8 cm y solo viven lo suficiente para aparearse. Tienen unos fotóforos para dispersar la luz y sus dientes son transparentes, de forma que pueden mantener la boca abierta mientras cazan.

Pez fantasma. Es translúcido y se pudo ver vivo por primera vez en una exploración de la NOAA en 2016. Mide 10 cm, de forma alargada y vive por debajo de los 2500 m.

Museo de Historia Natural de Londres./Wikimedia C.

Demonio marino, vive hacia unos 3000 m de profundidad. El macho, más pequeño vive parasitando sobre la hembra.

Foto: Atlas animal.

Pulpo Dumbo. Vive hasta los 6000- 7000 m. Es el molusco que puede vivir a más profundidad. Cuando nada, puede extender sus aletas laterales, y de ahí su nombre. Todos sus órganos están en su cabeza, y devora a sus presas.

Foto: Vailulu’u exploración 2005/ NOAA/ Wikimedia C.

Pepino de mar. Se ha adaptado a distintos medios, pero también puede hallarse a mucha profundidad. Una especie, los Paleopatides, se hallaron en 2016, a 3000 m.

Foto: NOAA/ Wikimedia C.

Anguila ciega, porque parece que no tiene ojos externos, de unos 28 cm de largo. Se encontraron dos especímenes en la expedición Challenger. Se localiza entre los 4000 y los 5100 m.

From: Vídeos obtenidos en la expedición de Vescovo.

Pez babosa, hallado a una profundidad de más de 8000 m. Es el pez que vive a más profundidad del mundo, en la llamada zona hadal y que soporta más presión. Su nombre científico es  Pseudoliparis swirei, en honor Herbert Swire, oficial del barco científico HMS Challenger.

Foto: Xataka

Pez babosa. Sin la presión y el frío extremos, sus cuerpos se vuelven extremadamente frágiles y se derriten rápidamente cuando llegan a la superficie.

Como por la falta de luz, las plantas no pueden existir, se han desarrollado una innumerable variedad de invertebrados o pequeños anfípodos, que se han adaptado a vivir en una completa oscuridad. Un ejemplo, foto derecha, se han encontrado este isópodo y seis especies nuevas de anfípodos, parecidas a los camarones.

A 7.000 m de profundidad vieron una criatura llamada “gusano cuchara” y a 8.000 m, un caracol rosado.

Pero Vescovo, además de observar criaturas marinas, también vio una bolsa de plástico y envoltorios de dulces. Exacto. Hasta en el fondo de la Fosa de las Marianas se puede encontrar contaminación producida por el hombre.

Vescovo y su equipo realizaron cinco inmersiones y también usaron robots para explorar el terreno. Y tomaron muchas muestras del fondo marino.

Foto: Reuter/ Discovery Channel.

En la imagen, el batiscafo de Vescovo y uno de los instrumentos de metal para recoger muestras.

Otro importante instrumento, es el nuevo robot chino, hecho principalmente de silicona. Ha tenido que pasar diversas pruebas. El hecho de que sea tan blandito, es positivo y no hará daño a los peces. Según sus propios desarrolladores, la máquina ha sido capaz de nadar de manera autónoma en el Mar del Sur de China a 3.224 metros de la superficie y ha alcanzado los 10.900 metros de profundidad en la Fosa de las Marianas.

El haber llegado al fondo de esta fosa servirá a varias universidades y laboratorios también, para estudiar comparativamente los datos de las diferentes expediciones para determinar si hay un calentamiento global, y cómo han cambiado los océanos desde el viaje del Challenger.

4 pensamientos

  1. ¡Todavía hay acertijos en el mundo! La gente está tratando de desatarlos. A veces tienen éxito, otras veces no. Eso hace que el mundo sea tan hermoso. El Pozo de las Marianas es uno de los grandes acertijos del mundo. Historia muy interesante que presentaste. Me preocupan esos temas. Muchas gracias Carmen. Felicidades.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s