Hielo rojo en la Antártida.

Cuando empieza el buen tiempo en las zonas heladas de la Tierra, aparece en la nieve el Chlamydomonas nivalis, un alga microscópica, entre otros microorganismos, que tiñen el blanco de estas regiones de un color rojo sangre, formando a veces auténticas cataratas. Estas algas verdes, despiertan de su letargo con el buen tiempo, ya que necesitan la luz solar para crecer y se adaptan al nuevo ambiente con una capa de carotenoides rojos. Pero no es esta la única causa. También se descubrió que hay presencia de óxido férrico, por oxidación de agua salada líquida con óxido ferroso disuelto,  que surge desde dentro del glaciar. En tiempos relativamente recientes, se descubrió que en la base del glaciar existe agua líquida híper salinizada con cloruros y sulfato. Una vez en superficie, se vuelven a hundir por debajo de la capa de hielo.

El problema es que, con el cada vez calentamiento más prematuro, este proceso contribuye al cambio climático y a la desaparición del hielo en el planeta.

 

 

Hielo de sangre

Foto: http://www.infobae.com

Glaciar Taylor. El Glaciar Taylor tiene aproximadamente 54 kilómetros de largo. Este lugar fue descubierto en 1911 por el geólogo australiano Thomas Griffth Taylor.