VIAJE POR EL DANUBIO

Nace en Donaueschingen, en la Selva Negra de Alemania, de la unión de dos pequeños ríos, el Brigach y el Breg, y desemboca en el mar Negro en Rumanía. Con sus 2.888 kilómetros es el segundo río más grande de Europa. El Danubio cruza el continente de oeste a este, y en su curso implica a Alemania, Austria, Eslovaquia, Hungría, Croacia, Serbia, Bulgaria, Rumanía Moldavia y Ucrania, bien atravesándolos o marcando fronteras. También su caudal va aumentando según avanza hacia su desembocadura. Si ya en Viena tiene unos  1.900 m³/s, en Budapest llega a los 2.350 m³/s y en Belgrado, 4.000 m³/s, y lo mismo pasa con su anchura, llegando a alcanzar los 2 km de ancho en Rumanía.

El Brigach , a la izquierda y el Brech , a la derecha, se unen en Donaueschingen (Alemania) dan origen al Danubio, en el centro.

Según los países por los que va pasando el río recibe diferentes nombres. Así Donau, en Alemania y Austria, Dunaj, en Eslovaquia, Duna, en Hungría, Dunav, en Croacia, Serbia, Bulgaria y Ucrania y Dunărea, en Rumania.

Es navegable un total de 2.575 km, desde Ulm, en Alemania, en barcos fluviales, hasta Brăila, en Rumanía, y desde ahí se pueden usar barcos trasatlánticos hasta la desembocadura. Creo que no hay ningún crucero que haga todo este recorrido. El viaje turístico más corriente es desde Viena hasta Budapest, y tiene una duración de 8 días/7 noches y funciona entre junio y octubre. Otra opción que algunos prefieren, es ampliar desde Linz, en Austria, hasta Budapest, en Hungría. Se pueden contratar viajes en cruceros pequeños, que hacen travesías regulares, de ida y venida entre las distintas ciudades, y algunos ofrecen servicio de cafetería y se puede bajar donde se quiere para visitar una localidad durante toda la mañana o toda la tarde. Hay para todos los gustos y hay recorridos baratos, que pueden salir muy económicos.

Nosotros vamos a hacer como si pudiéramos ir en un crucero, esos 2.275 km, desde Ulm hasta la desembocadura.

El Danubio en Ulm, Alemania, separa esta población en dos partes , una la antigua ciudad, en Baden-Württemberg, y en la otra orilla  Neu-Ulm, la parte nueva de la ciudad, que se encuentra en el estado de Baviera.

Foto: Maurizio Moro.

El edificio más significativo es la antigua Catedral de Ulm, hoy iglesia protestante evangélica, de  estilo gótico,  con la aguja de la torre más alta del mundo, ya que su altura es de 161.53 m.

Exterior e interior de la Iglesia Mayor de Ulm.

Foto: On the banks of the Danube

Vista aérea y panorámica de Ulm.

Pasamos por Neuburg an der Donau, en Baviera. Tiene un muro defensivo alrededor de la Ciudad Vieja y un castillo.

Foto: Antonio Spiller.

Vista del Castillo de Neuburg.

Foto: Bbb

Patio interior del Castillo de Neuburg. El primitivo castillo se edificó en la Edad Media, pero más tarde fue ampliado como palacio en el siglo XVI, en estilo renacentista.

Poco después de dejar Neuburg, pasamos por Ingolstadt. Castillo nuevo, Donausteg.

Foto: Szeder László

El Castillo Nuevo de Ingolstadt. se empezó a construir en el siglo XV y se terminó en el XVII. Sobre el río, el Puente nuevo, Donausteg. Aunque desde el Danubio no se ve, es una ciudad que une lo antiguo con lo moderno, desde puertas medievales hasta refinerías de petróleo.

Foto: Geschichsfanatiker

Vista aérea de Regensburg, conocida también como Ratisbona. Es la capital del Alto Palatinado en Baviera, en la confluencia del Danubio y el Regen. Como se puede ver, destaca su maravillosa Catedral Gótica. Su casco histórico es Patrimonio de la Humanidad.

Vista de la Catedral de San Pedro de Regensburg. El Casco antiguo está lleno de arquitectura románica y gótica.

Fachada Oeste de la Catedral gótica de Regensburg /Ratisbona y vidrieras y ábside de la catedral. Se construyó sobre una base Carolingia y otra Románica del siglo XII, de la que quedan algunos restos, la definitiva gótica iniciada en el siglo XIII y terminada en el XVI.

Foto: Hgmichna

Vista aérea de Passau, Alemania, conocida como “ciudad de los tres ríos”. En la foto, a la izquierda el río Inn, que desemboca en el Danubio, en el centro. A la derecha el pequeño río Ilz vertiendo sus aguas en el Danubio también. A veces se han desbordado, provocando inundaciones.

Passau con los cruceros fluviales atracados en el puerto mientras los viajeros visitan la ciudad, que conserva la huella de su esplendor medieval, época en la que era residencia de príncipes-obispos y gozaba de un comercio floreciente.

 La Catedral de San Estaban de Passau, barroca del siglo XVII, contiene el órgano sacro más grande de Europa, con casi dieciocho mil tubos, y es de una riqueza interior extraordinaria.

Foto: Thomas Ledl

Hemos dejado atrás Alemania en hemos llegado al Danubio austriaco. La ciudad más importante por la que pasamos es Linz, la tercera ciudad más grande de Austria. Llamada Lentia por los romanos, ya tenía su importancia en la ruta de la sal. En la imagen vista de la ciudad de Linz desde el Mirador de Franz Josef.

Para una visita rápida a la ciudad, yo escogería la  catedral de San Ignacio , antigua catedral de Linz ​ que fue construida por los Jesuitas en el siglo XVII y es de estilo barroco.

El interior de la Catedral de San Ignacio es una preciosidad.

Foto: Rolf Süssbrich

Hauptplatz. Quizá la plaza cerrada más grande de Europa. Detrás se ven las torres de la Catedral de San Ignacio. En el centro, el llamativo monumento dedicado a la Santísima Trinidad y a los fallecidos por la peste. Como curiosidad, decir que desde el antiguo Ayuntamiento, a la izquierda de la foto, en rosa, es desde el que Hitler, que consideraba a Linz como un modelo de ciudad, proclamó la anexión de Austria al Reich.

Foto: Dein Freund der Baim.

La Catedral Nueva es la iglesia más grande de Austria, pero no la más alta. De estilo neogótico, imitando al gótico francés del siglo XIII, cuenta con preciosas vidrieras que narran la Historia de Linz, y se las conoce como La ventana de Linz.

Catedral Nueva o Catedral de Nuestra Señora de la Inmaculada de Linz.

Llegando a Grein. ¿Veis el Danubio Azul? Lo que está comprobado es que aquí se encuentra el punto más hondo del Danubio austriaco, 20m.

Grein es una pequeña localidad, pero con un Castillo, Greinburg, y una iglesia preciosos.

Foto:© Bwag

El Castillo Greinburg, construido en el siglo XV, tenía función de alcázar defensivo, en alto. Durante los siglos XVI y XVII se reconstruyó de forma más ducal, con un maravilloso patio renacentista. Pertenece a la familia Coburgo, emparentada con las casas reales de media Europa.

Patio Renacentista del Castillo Greinburg.

Iglesia de Grein.

Siguiendo el curso del Danubio, en el precioso Valle del Wachau, pasamos por Melk, población donde destaca una abadía benedictina, de origen medieval, aunque su última restauración data del siglo XVIII.

La Abadía de Melk vista desde el Danubio.

Foto: Arcomonte 26.. Wikimedia C.

Vista aérea de la impresionante Abadía de Melk, con la iglesia en el centro. En la imagen se ve la desembocadura del río Melk en el Danubio.

Gran patio de la Abadía. Todo el conjunto, tanto al interior como al exterior está pintado en blanco y amarillo. Hay habitaciones que usaba la familia imperial y que ahora son museo, así como un maravilloso salón de mármol.

Una de las mayores riquezas de la Abadía es su Biblioteca, gran ejemplo del barroco. Las estatuas junto a las puertas representan las cuatro facultades universitarias: la Jurisprudencia, la Medicina, la Fortaleza y la Templanza. También hay unos extraordinarios globos , uno terráqueo y otro celeste, muy populares en el barroco. En las vitrinas solo se exponen los libros más significativos, aunque hay más de 100.000 volúmenes, de los cuales, unos 600 son anteriores al siglo XV y hay hasta 750 incunables.

Otra de las maravillas del Barroco es la Iglesia de la Abadía, de una riqueza extraordinaria.

Vista de Melk con su iglesia parroquial desde la Abadía.

Otro precioso pueblo por el que se pasa es Dürnstein. Quien pare ahí y tenga ganas de subir, puede contemplar las ruinas de un castillo medieval en el que Ricardo Corazón de León estuvo preso de Leopoldo V, al regresar de la III Cruzada. En la imagen se aprecia también la Abadía barroca de Dürnstein con su singular torre azul.

Todavía quedan restos de las murallas medievales. La producción de vino es una de las principales riquezas del Valle del Wachau, como en Melk también.

También pasamos por Krems an der Donau. Es una población más grande que Dürnstein. Tiene varios castillos. Uno muy antiguo, medieval, en ruinas y otros más modernos, como el de la foto que es el Castillo de Schönbühel. Vive de la Universidad, una de las más importantes de Austria. También es sede del Festival del Danubio cada año.

Comienza ahora la etapa reina del viaje, esto es desde Viena – Bratislava- Budapest.

Viena desde los jardines del Palacio Schönbrunn, llamado el ‘Versalles vienés’. Construido en el siglo XVII, fue la residencia principal de los Habsburgo que, junto a a sus hermosos jardines barrocos, es patrimonio de la Humanidad. De sus 1.441 salas, solo se pueden visitar 45.

Se puede hacer un recorrido por su célebre Ringstrasse construida por Francisco José sobre el trazado de la antigua muralla, lo que permite contemplar edificios señoriales, enormes palacios y elegantes jardines. Entre todos destaca el monumental conjunto de Hofburg, el palacio más grande de Viena, donde residieron los emperadores de Austria-Hungría y que ahora es residencia del Presidente de la República.

Foto: Martin Furtschegger

Heldenplatz y la zona del palacio nuevo de Hofburg, que además alberga la Biblioteca Nacional, el Museo Etnológico, la Escuela Española de Equitación, y la Ópera del Estado, entre otros edificios e instituciones.

Foto: Bwag

Otro símbolo de Viena es la Catedral de San Esteban, que fue construida sobre las ruinas de una iglesia románica del siglo XII. La catedral actual es gótica y está coronada por una gran torre de 137 m de altura, terminada en forma de aguja . Para el que se anime, hay una escalera de caracol hasta el mirador de la torre, desde el que se obtienen unas preciosas vistas del centro de la ciudad. En la parte posterior de la catedral se puede ver el Tejado de los Azulejos.

Catedral de San Esteban.

El palacio Belvedere es un inmenso recinto del siglo XVII, de estilo barroco, que se compone de dos palacios, el de arriba y el de abajo, con una capilla, unidos por un jardín francés. Tengo que decir que es mi favorito.

El Ayuntamiento de Viena, de estilo neogótico, es otra de las joyas arquitectónicas de la ciudad.

Otro de los edificios emblemáticos en el Ring, es la Ópera de Viena, de estilo neorrenacentista, de 1861, fue casi destruido en la II Guerra Mundial y luego por un incendio y tuvo que ser reconstruido. En esta ciudad vivieron muchos de los mejores compositores, como Mozart, Schubert, y Johann Strauss, autor de los famosísimos valses.

Otra atracción de Viena es un paseo por los Jardines del Prater, cena en uno de sus restaurantes y una vuelta en la famosísima noria al atardecer.

Foto: Andrrzej Otrebski

Al dejar Viena, se puede apreciar la nueva y moderna ciudad.

A unos 60 km río abajo, y tres horas de navegación, llegamos a Bratislava, llamada también Presburgo, capital de Eslovaquia. Los Pequeños Cárpatos empiezan a verse junto a la ciudad. Esta zona perteneció al Reino de Hungría hasta la I Guerra Mundial.

La Puerta de San Miguel, Michalska Brana, del siglo XIII, es la única puerta de las cuatro que había en la fortificación medieval que se mantiene en pie. La muralla fue destruida por los otomanos. Es la entrada a la Ciudad Vieja o Staré Mesto.

Es una puerta-torre originaria del siglo XIII, de planta cuadrada a la que se le añadió un cuerpo octogonal en lo alto. La torre tiene cuatro plantas que albergan en su interior una sección del Museo de la Ciudad en donde se expone al público la historia de las fortificaciones de Bratislava. Además desde ella puede contemplarse un magnífico panorama de la ciudad.

Vista del Castillo de Bratislava desde el Danubio. Está situado a 85 m de altura y las vistas de la ciudad son muy bonitas.

El Castillo- fortaleza, fue medieval, gótico, renacentista, barroco y, durante casi dos siglos un auténtica ruina, tras el incendio de 1811. Ha sido reconstruido y pintado demasiado blanco.

El centro de Bratislava está lleno de palacios barrocos, como el Grassalkovich, que hoy es residencia presidencial y no se puede visitar, aunque sí los preciosos jardines traseros.

Hlavné_námestie, con el viejo Ayuntamiento, un soldado napoleónico y la fuente de Roland.

Foto: Montaje de Marc Ryckaert

Vista de la ciudad con el Castillo y el Danubio.

La ciudad de Komárno o Komárom se encuentra dividida por el río Danubio y el Váh. Antiguamente era una ciudad húngara, pero, después de la I Guerra Mundial, la mitad quedó para Eslovaquia y la otra mitad para Hungría, siendo el Danubio su frontera.

Foto: Aisano

Vista aérea de Komárno, a la izquierda del Danubio, en Eslovaquia y Komárom, a la derecha del Danubio (parte baja de la foto), en Hungría. El río Váh desemboca en el Danubio.

Aunque Komárno tiene edificios muy interesantes, como el Ayuntamiento, el Museo del Danubio, una fortaleza antigua dentro de otra nueva, y preciosas iglesias, lo más visitado es el Patio o Plaza de Europa. Debido a sus numerosas inundaciones, han tenido que reconstruir muchas zonas de la ciudad y en ésta, reprodujeron edificios de muchos lugares de Europa.

El Patio de Europa de Komárno.

Foto: Globetrotter.

Otro rincón del Patio de Europa de Komárno.

Ya dentro de Hungría, llegamos a Esztergom, situada a unos 50 km de Budapest. Se dice que en ella nació el rey Vajk de Hungría, que sería bautizado como Esteban I, más tarde San Esteban, y ha sido sede arzobispal primada desde la Edad Media.

Restos del Castillo y la Muralla Medieval de Esztergom, que se empezó a construir en el siglo XI, sobre los restos de una antiguo fuerte romano, aunque siglos después, los otomanos lo destruyeron , pero aún así, todavía hay cosas muy interesantes que visitar, como la Torre Blanca, la Capilla del Castillo, aposentos reales y un museo con la Corona Real de Hungría.

Foto: Karelj

Vista de algunas zonas del castillo desde la Torre.

Foto: Ramón Cutanda.

Junto al Castillo se encuentra la Basílica Catedral de San Adalberto, la más grande de Hungría con el órgano también más grande. Es de estilo Neoclásico de principios del siglo XIX y fue levantada donde estuvo la anterior basílica, destruida por los otomanos.

Castillo, Basílica de San Adalberto y el Danubio.

Y, después de disfrutar de las preciosas vistas de la Curva del Danubio, llegamos a Budapest, la capital de Hungría.

El Danubio une dos ciudades para formar una sola. Buda, la más antigua, en la orilla oeste del río y Pest, más moderna, en la orilla este del Danubio. En el centro del río vemos dos islas, Óbuda y la isla de Margarita. Hay una tercera isla, Csepel, la más grande de las islas del Danubio de Budapest, aunque queda un poco fuera de la ciudad. El río que separa las dos partes de la ciudad tiene 230 metros de ancho en su punto más estrecho en Budapest. Si miramos a las dos orillas, notaremos que el terreno de Buda está más elevado, mientras que el de Pest es más llano.

Foto: Planola

El Puente de las Cadenas, es una de las primeras cosas que se ven cuando se llega a Budapest. Fue el primer puente que cruzó el Danubio y es todo en símbolo de la ciudad. Fue destruido totalmente por la aviación nazi durante la II Guerra Mundial, pero se volvió a levantar. Mucho mejor si se ve de noche. En la imagen se ve también el Castillo de Buda, con el Palacio Real dentro.

Foto: D.E.Andor

La fotografía está tomada desde el Castillo de Buda y se ve el Puente de las Cadenas y Pest.

Foto: Jakub Halun

El Bastión de los Pescadores, con una terraza de estilo neorrománico y neogótico , de finales del XIX y comienzos del siglo XX , con sus siete torres que  representan a las siete tribus magiares que fundaron Hungría.  Desde el Bastión hay una preciosa vista de Buda y el Danubio.

Junto al Bastión de los Pescadores está la Iglesia de Nuestra Señora, conocida popularmente como Iglesia de Matías, la iglesia católica más antigua de Budapest. Aunque ya fue construida antes, el Rey Matías Corvino ordenó hacer una gran reforma en el siglo XV, a la que se le han ideo añadiendo algunos retoques, de ahí su estilo ecléctico actual. Es la iglesia donde se coronaba a los reyes húngaros.

Basílica de San Esteban. En Pest. La más grande de las iglesias de Budapest. Es de estilo neoclásico y planta de cruz griega. Tiene capacidad para 8.000 personas, con una  cúpula de 96 metros de alto, a la que se puede subir.

Otra de las atracciones más populares son Los Baños Széchenyi, de estilo neobarroco, que son los mayores baños termales medicinales de Europa. Su agua es suministrada por dos fuentes de aguas termales.  Tiene 3 piscinas al aire libre y 15  cubiertas. Hay otras instalaciones termales en Budapest, aunque algunas se quedan un poco antiguas.

El Parlamento, en Pest, desde Buda. Es de estilo neogótico de finales del siglo XIX. Fue construido justo enfrente del Palacio Real de Buda como réplica del pueblo a la monarquía. Es el edificio más grande de Hungría y merece la pena visitarlo. Pero recomiendo sacar las entradas incluso antes de ir, porque solo se puede visitar en grupo guiado. Tiene dos cámaras, aunque la Cámara Alta hoy no se usa más que como parte del museo. En él se guarda la corona de San Esteban.

Vista nocturna desde el Puente Elisabeth, del Castillo Palacio de Buda y el Bastión de los Pescadores y la iglesia de Matías al fondo, y a la derecha, el puente de las Cadenas. El Castillo fue construido en el siglo XIV, de estilo gótico tardío y se fue ampliando posteriormente. Después de la reforma de los emperadores de Austria-Hungría en el siglo XIX, fue prácticamente destruido en la II Guerra Mundial y reconstruido , en estilo neoclásico muy severo, por el gobierno comunista. Contiene varios museos, como el de Historia de Budapest.

Para los interesados, existe un crucero desde Budapest a Belgrado y vuelta a Budapest, con una duración de 10 días. Pasa por Mohács (Hungría), Osijek (Croacia), Vukovar, Ilok , (Croacia), Novi Sad (Serbia) y Belgrado (Serbia), haciendo excursiones alternativas.

Siguiendo el curso del río y bordeando Croacia se llega a Vukovar, esto es la ciudad del Vuka o río Lobo, ya que esta población se encuentra en la confluencia del río Vuka y del Danubio. Es el puerto fluvial croata más importante. Aún quedan lugares destruidos, que no se han reconstruido para guardar la memoria de la masacre que sufrió por parte de Serbia en las Guerras Yugoslavas en 1991.

Foto: Mazbin

Calle de Vukovar reconstruida.

Palacio castillo de Eltz en Vukovar. Se edificó en el siglo XVIII por la familia alemana Eltz. Fue confiscado por el estado comunista, y después de ser reconstruido, se ha convertido en museo.

Iglesia de San Nicolás, del siglo XVIII, ortodoxa, junto con la de San Jaime, católica, son las más importantes de Vukovar.

Vista aérea del yacimiento neolítico de Vučedol, a 5km río abajo, en Vukovar, que  se remonta a 6000 años a.C, en la época de los primeros agricultores europeos. Interesantísimo visitar el Museo con piezas de cerámica como La vasija cerámica de la paloma de Vučedol.

Se pasa por Ilok, la población más al este de Croacia, donde ,una vez más, el Danubio hace frontera con Serbia. Un poco en alto hay un castillo, y dentro la Iglesia de San Juan de Capistrano, con una interesante torre.

Castillo de Ilok.

También pasa el Danubio por Novi Sad, que es el segundo centro industrial y cultural de Serbia. Es también sede de dos universidades públicas y siete facultades privadas.

Fortaleza de Petrovaradin y Torre del reloj, a orillas del Danubio en Novi Sad. En ese lado del río, se encuentra la población antigua. En la orilla de enfrente, la nueva ciudad.

Foto: Ванилица

La ciudad de Novi Sad, vista desde la fortaleza.

Foto: Goran Smith.

Puente de la Libertad y Novi Sad.

Foto: Pucarevic

Este es el Ayuntamiento de Novi Sad.

Y, en la confluencia del Sava con el Danubio, nos encontramos con Belgrado, ( Ciudad Blanca), capital de Serbia. Aunque es una ciudad bastante grande, se puede recorrer a pie, porque lo más interesante está en el centro.

Foto: Dcabrilo.

Iglesia ortodoxa de San Marcos de Belgrado. De estilo serbio- neobizantino, construida sobre otra anterior. Terminada en 1940. Casi nada más terminarla, fue destruida por los bombardeos de la II Guerra Mundial.

Foto: Impi

Parlamento. Antes sede de la Asamblea de Yugoslavia y ahora solo de Serbia. Construido sobre un antiguo cementerio romano, con maldición incluida.

Foto: Nicolai Karaneschev

Monumento a Victor, de  Ivan Mestrovic, representa la fuerza del pueblo serbio para reponerse a cada batalla. Se dice que Belgrado ha sido reconstruida más de 40 veces. Este monumento está emplazado en el Kalemegdan, una fortaleza que han ocupado numerosos pueblos. Hoy en día es uno de los parques de la ciudad.

Foto: Jorge Láscar

Catedral ortodoxa de San Miguel.

Foto: Btt

Iglesia ortodoxa de San Sava, fundador de la Iglesia Ortodoxa Serbia. El templo más grande de los Balcanes, de planta de cruz griega y una enorme cúpula sobre pechinas, y varias semicúpulas.

Foto: Raphaelle Martin

Plaza de la República de Belgrado. Centro del que salen calles comerciales y de restaurantes y bares. En la foto se ve, a la izquierda el Museo Nacional, enfrente el Teatro Nacional y la estatua ecuestre del Príncipe Mihailo, que liberó a Serbia del poder otomano.

Confluencia del Sava con el Danubio desde el parque de la fortaleza Kalemegdan.

Pasado Belgrado, el Danubio va haciendo frontera entre Serbia y Rumanía y entramos en lo que se conoce como Las Puertas de Hierro, un desfiladero o cañón natural en el río Danubio. Recorre unos 134 km; en sentido estricto, sólo se refiere a la última barrera de esta ruta, justo después de la ciudad rumana de Orşova, que contiene desde la segunda mitad del siglo XX un embalse de energía hidroeléctrica, con dos centrales. La garganta separa los Cárpatos  de los  Balcanes. El lado rumano de la garganta constituye el parque natural de las Puertas de Hierro; en la otra orilla, en Serbia, está el parque nacional de Đerdap.

Foto: Denis Barthel

Fortaleza de Golubac, en el lado serbio. Justo vigilando la entrada a las Puertas de Hierro.

Foto: .Lys3rg0

El Gran Kazan (kazan significa «hervidero») es la más famosa y la más estrecha garganta de la ruta: el río aquí se estrecha a 150 m y alcanza una profundidad de hasta 53 m. Recibe el nombre de hervidero porque allí las aguas del Danubio hacen, debido a los rápidos  con fuertes corrientes, mucha espuma como si hirvieran.

Foto: C. Bechtler.

La navegación se hace más difícil por esta zona. Antiguamente se remolcaban los barcos con locomotoras desde tierra.

Foto: Yanko Malinov.

Escultura en roca de Decebalus, último rey de la Dacia, que luchó contra Roma para preservar la independencia de lo que hoy es Rumanía. La escultura, terminada en el 2004, es el relieve más grande de Europa y se encuentra cerca de  Orșova, in Mehedinți County.

Foto: Costel Monteanu.

Orşova, en Rumanía.

Foto: Denis Barthel

Dobreta Turnu Severin, (ciudad del Norte). Antigua ciudad romana construida por los bizantinos, en la orilla izquierda del Danubio, donde aún se pueden ver los restos del famoso puente de Trajano, el más largo de la época imperial, que, como se ve en la foto, tenía veinte arcos soportados por pilares de piedra; sólo dos son aún visibles con el caudal bajo.

Foto: MunteanUK

La Torre fortaleza del agua, en Turnu Severin. Se puede subir para contemplar las vistas de la ciudad.

Restos de una fortaleza medieval de Dobreta Turnu Severin, junto al Danubio.

De nuevo el Danubio va haciendo frontera, esta vez entre Rumanía y Bulgaria.

Foto: Klearchos

Pasamos por Vidin, al norte de Bulgaria, población fundada en el siglo III. Tiene la única fortaleza medieval Baba Vida (Abuela Vida)  en buen estado del país. Con dos lienzos completos y cuatro torres. Resistió ataques bizantinos y, en el siglo XIV fue tomada por los otomanos. Se puede desembarcar directamente junto a ella.

Foto: Klearchos Kapoutsis

A pesar de no ser una ciudad muy grande, tiene una espléndida catedral ortodoxa del siglo XVII, dedicada a San Demetrius de Salónica.

Foto: Dimitar Halachev.

Hace poco se ha terminado el Puente que une Vidin con Calafat, en Rumanía, una población bastante más pequeña que Vidin, pero que antiguamente tuvo su importancia como paso desde la Península Balcánica hacia el norte.

Y, avanzando por el Danubio, todavía en Bulgaria, nos encontramos con Ruse, que ya fue elegida por los Romanos gracias a su emplazamiento, como Puerto de los 60 barcos. Su nombre, Sexaginta Prista.

Ruse. Monumento a la Libertad, tras la liberación de tantos años de dominación otomana, en la Plaza Svoboda.

Ruse tiene calles con edificios que suenan a las mejores ciudades europeas, aunque la importancia de la ciudad ha ido a menos.

Foto: Ymblanter

Calle Alexandrovska, una de las principales de Ruse.

Foto Ymblanter

El Danubio. A la izquierda Ruse, Bulgaria. A la derecha Giurgiu, Rumanía.

Foto: Costel Munteanu

El Danubio a su paso por Cernavodă, en Rumanía.

Foto: Sara bel.

El puente de Cernavoda , Podul Anghel Saligny, construido entre 1890 y 1895. Construido sobre el Danubio, su brazo Borcea y la isla  Balta Ialomiței.

Foto: Gabri_tu

También pasa por Braila. Ya no abandona Rumanía hasta su desembocadura.

Galați es la ciudad más importante de la zona, con un gran puerto y astilleros en el Danubio. Es la octava ciudad en número de habitantes de Rumanía y , a menudo, en invierno, las orillas del río se hielan formando unos paisajes preciosos.

Foto: Ioan Cepaliga

Vista del importante puerto de Galați.

Foto: Iulian.crintea

Además de la zona portuaria e industrial, Galați. tiene otros atractivos, como esta preciosa Iglesia Fortificada Precista.

Catedral Ortodoxa de Galați. Foto: Bejan Neculai / Interior de San Nicolás. Foto: Doru 10stefan

Foto: Ioan Cepaliga

Las famosas “ballerinas” del Danubio en Galați.

En Tulcea, el Danubio empieza a dividirse en brazos, el Kilia, el San Jorge y el Sulina para formar su delta, que es la Reserva de la Biosfera más grande de la Unión Europea. En parte de su recorrido, el Kilia hace frontera con Ucrania. También hay muchos canales menores que convierten al delta en una zona pantanosa, con cañaverales y que se inunda a menudo. El depósito de sedimentos, hace crecer el delta unos 40 m² cada año, ganando tierra al Mar Negro.

Foto: David Stanley.

El brazo San Jorge a su paso por Tulcea, Rumanía. Desde Tulcea hay tours que recorren el brazo San Jorge sobre todo, pero también otras zonas. Para moverse por el delta se necesita un permiso especial que se puede gestionar en el hotel o en Tulcea y también por internet.

Foto: Cazaresulina

Sulina, la población más oriental de Rumanía, justo donde termina el delta. Solo se puede acceder a Sulina por barco. Curiosamente, tiene una playa que cada año, gana al mar 3 m.

Foto: Nenea hartia

Golfo de Musura. En el delta hay 1200 especies de plantas, 300 de aves y 3400 especies de agua dulce. Cormoranes y pelícanos, además de caballos salvajes son las especies estrella.

Pelícanos carrizos en el delta.

Foto: Jobarsky

Finalmente el Danubio se une al Mar Negro.

Fuentes usadas : Wikimedia Commons. Con mi agradecimiento a sus autores. Este blog solo tiene fin cultural, sin ánimo de lucro.

2 pensamientos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s